Novedades
Inicio / UN POCO DE TODO Y DE MUCHO / EL MUNDO / Plumas y pinceles: Van Gogh

Plumas y pinceles: Van Gogh

La pintura, como todas las grandes ramas del arte, es un reflejo del alma y una forma de comunicación con el artista a través del tiempo y espacio. Sin duda es una forma de arte que he aprendido a valorar mucho más gracias a una pintora que también es gran amiga y con quién comparto la admiración por un pintor en particular: Vincent Van Gogh. Por eso me da gusto hablar de él y Irving Stone, escritor que pasa las pinceladas a las páginas y nos muestra una forma diferente de apreciar a este gran artista.

Debe ser rara la persona que habiendo cursado los estudios básicos, escuche el nombre de Van Gogh y no lo relacione con el artista. Muchos conocemos “pincelazos” de su vida así como de su obra. Sabemos que pintaba de forma peculiar, sabemos que hoy día es famoso y la mayoría ha escuchado aquella famosa historia en la que se cortó una oreja “por amor”.

Vincent Van Gogh fue uno de los más grandes exponentes del postimpresionismo, estilo que entre finales del siglo XIX y principios del XX adoptaron grandes artistas, además de él,  como Cézanne, Gauguin. Se distingue por los colores vivos y por tratar de llevar la emoción y expresión a la pintura.

A lo largo de su vida Van Gogh pintó 900 cuadros y realizó más de 1,600 dibujos. Su obra no fue reconocida hasta después de su muerte y a lo largo de su vida su principal apoyo fue su hermano Theo. Vincent murió a los 37 años por un disparo que se dio mientras sufría una crisis mental, su hermano falleció tan solo seis meses después.

Su vida estuvo cargada de sufrimiento y angustia. Tanto en plano emocional como en el económico y vale la pena saber más sobre el hombre que nos dejó un legado artístico tan importante.  Irving Stone con su novela “Anhelo de vivir” nos presenta el lado más humano del pintor, sus orígenes, maestros, amores y familia. Como se convirtió en legendario artista y quienes estuvieron en el proceso. Cabe destacar la influencia que tuvo en Vincent, su hermano Theo, quien lo acompañó en buenas y malas y buscó sacarlo de las peores.

Los viajes que realizó Van Gogh, las personas a las que conoció y la forma en la que esto se fue plasmando poco a poco en su obra, reflejando con gran tristeza y melancolía una vida plagada de dificultades.

Es de admirar la tenacidad de Vincent ante las adeversidades, su capacidad de canalizar cualquier situación negativa hacia su pasión, su infinita sed de aprendizaje y desarrollo de nuevas formas de plasmar el mundo en un lienzo y la personalidad profunda y llena de pasión que lo llevaron a convertirse en uno de los más grandes exponentes de la pintura en el mundo aun cuando a su muerte, el mismo no sabía de los alcances que tendría su obra.

El autor, famoso por sus novelas basadas en la vida de personajes históricos (biografía novelada) nos presenta aquí un cuadro diferente a todos los que hemos visto del neerlandés ya que con pincelazos literarios del artista, hermano, hijo y demás facetas y de los personajes que lo rodeaban nos deja introducirnos en su vida y comprender un poco mejor su obra.

Una obra maestra sobre uno de los grandes maestros que vale la pena leer y cambiar la forma en la que vemos la obra de este gran pintor.

 

Si quieres ver un poco más de la obra de este gran artista puedes visitar la galería de Van Gogh en línea: http://www.vangoghgallery.com/es/

 

Sobre Addy Melba Espinosa Gómez

Addy Melba Espinosa Gómez
Addy Melba Espinosa Gómez es queretana de nacimiento y comunicóloga de profesión, creció rodeada de lectores que le enseñaron la magia oculta en las páginas. Así, mientras muchos sueñan con ser como los héroes que protagonizan las grandes historias, ella convirtió en sus héroes a los creadores de aventuras. Su afición por escribir la llevó a continuar sus estudios en diversos talleres y finalmente a terminar su primera novela, El fantasma de al lado (Par Tres Editores, 2016). Además de leer, Addy disfruta de compartir su afición, los libros, y espera que su trabajo le ayude a crear más adictos a la lectura.

Visita también

Ana Margarita Escalante

Cuando se tiene el qué, no importa el cómo…

La pobreza huele a basura. Ella lo sabía muy bien, por eso salió de su ...

Deja un comentario