Novedades
Inicio / UN POCO DE TODO Y DE MUCHO / FAMILIA / La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia

No recuerdo cuando fue la primera vez que vi “La Bella y la Bestia”. Desde que tengo memoria puedo recitar diálogos y canciones sin ningún problema y a mi prima de once años le da pena ver la película conmigo “porque se la sabe toda y parece niña chiquita”. Por eso la nueva versión live action del clásico de Disney causaba en mi emoción y terror en la misma medida.

Ya en la sala de cine y mientras veía el intro del castillo de Disney, en la edición especial para esta película, apareciendo en la pantalla, me pregunté por enésima vez si estaría a la altura de mis expectativas, si podrían satisfacer al mismo tiempo a la niña de 4 años y la cinéfila que goza de criticar las propuestas poco originales del Hollywood actual. Y es que, debo reconocerlo, hay una parte de mi que desea dejar de ver todas las secuelas, precuelas y remakes de un Hollywood que por momentos pareciera no tener nada nuevo que ofrecer.

Pero lo lograron: tan pronto la voz de la narradora me dijo que había un príncipe egoísta, la niña de 4 años tomó el control y me dejé llevar por la magia. Sin duda uno de los aspectos que más me gustaron de esta nueva versión. Y no hablo solo de los efectos especiales; hablo de la magia de la historia, la magia de los personajes y la interacción que hay entre ellos.

Esta fábula ancestral sigue siendo una historia actual y que vale la pena ver más allá. La belleza de la misma es innegable: fotografía, vestuario, la magia de las canciones y  las nuevas coreografías nos recuerdan, como Walt Disney lo dijo, que los adultos solo somos niños crecidos. Pero en esta película, como la hechicera le advierte a la Bestia: la verdadera belleza está en el interior.

Y es que no se trata de “síndrome de Estocolmo” o de “la Bestia tenía un castillo”. Para empezar, recordemos que Bella no está “secuestrada”. Ella está ahí por elección, elige tomar el lugar de su padre para salvarle la vida: porque es una mujer valiente y con fuertes lazos de amor familiar que la llevan a entregar su libertad a cambio de la de su padre. Y resulta que es en ese encierro donde encuentra otro tipo de libertad.

Bella es una chica que estaba atrapada mucho antes de llegar al castillo. Vivía en un pueblo cuyos habitantes no eran capaces de aceptar el que ella fuera diferente. Sus ideas de progreso en un pueblo incapaz de aceptar el cambio, la convertían en blanco de crítica y burla. Aspecto que se resalta en esta nueva versión dándole fuerza a uno de mis aspectos favoritos de Bella. Ella es “diferente” y capaz de imaginar y de aceptar lo que es diferente porque ella lee.

La lectura la lleva a conocer otros mundos, a descubrir otras personas a entender que hay mucho más que lo juzgamos a simple vista y eso la hace soñar con más y respetar más. Y es que sin duda, es más fácil ser empático cuando conocemos y somos capaces de entender por lo que pasan quienes no están en nuestro circulo y una forma de conocer personas, lugares y culturas es  la lectura.

Pero en un pueblo pequeño de ideas retrógradas, lo diferente es malo. No importa que se vea como nosotros, no es una de nosotros y se encargan de dejarlo en claro, haciendo que se sienta tan sola como atrapada en un lugar en donde no encaja y de donde quiere escapar. Curiosamente es en el encierro en el castillo donde lo logra.

En la Bestia, encuentra a otro prisionero de la soledad y los estereotipos, encuentra un amigo con quien compartir, que le permite ser ella misma y ella a su vez le abre los ojos ante su propia realidad: no se trata de infundir terror o lástima y justificar las acciones porque así es la maldición y ya no me queda de otra. Cuando eres tu propio carcelero, también está en ti la posibilidad de cambiar.

Es así como la historia sigue vigente: en un mundo donde lo diferente sigue siendo objeto de rechazo y temor. Donde las masas quieren matar a la Bestia antes de conocerla y donde olvidamos que la libertad se trata de elegir lo que queremos y no elegir lo que otros quieren para nosotros, en donde revivir la magia de una historia clásica resulta ser más fresco de lo que podríamos pensar y en donde vale la pena reflexionar ¿qué papel estamos jugando en nuestra vida? ¿buscamos más que vida provincial? ¿o dejamos que el temor nos domine y nos lleve a juzgar lo que nos rodea? ¿Podemos romper nuestro propio hechizo? Yo creo que sí.

 

Sobre Addy Melba Espinosa Gómez

Addy Melba Espinosa Gómez
Addy Melba Espinosa Gómez es queretana de nacimiento y comunicóloga de profesión, creció rodeada de lectores que le enseñaron la magia oculta en las páginas. Así, mientras muchos sueñan con ser como los héroes que protagonizan las grandes historias, ella convirtió en sus héroes a los creadores de aventuras. Su afición por escribir la llevó a continuar sus estudios en diversos talleres y finalmente a terminar su primera novela, El fantasma de al lado (Par Tres Editores, 2016). Además de leer, Addy disfruta de compartir su afición, los libros, y espera que su trabajo le ayude a crear más adictos a la lectura.

Visita también

Beneficios de tener una mascota.

Diversos estudios han dado cuenta de las ventajas que tiene tanto para los niños como ...

Deja un comentario