Novedades
Inicio / MANUAL DE UNA MUJER DE 40 / Das, doy, nos damos pero el que gana soy yo

Das, doy, nos damos pero el que gana soy yo

Espero no hayas pensado a la hora de leer el título de mi nota en algo que no tiene nada que ver más que con las relaciones personales, laborales y familiares que mantenemos los seres humanos.

Cuando se trata de una relación en pareja, se entiende que si yo te amo, tú me amas y ambos ganamos o ¿no?  si no es así, pues yo considero que así debería de funcionar, relaciones en donde entendemos que debemos recibir beneficios a medida que entregamos al otro, ¿suena frío? si quieren agréguenle un tono romántico al asunto pero siempre, siempre uno da para recibir y no de forma interesada si no porque buscamos el bien común y no solo el personal. Pues de la misma forma  pasa en los negocios.

Existen personas que tienden a dar a los demás, personas que tienen tatuado el servicio por el otro, pero desgraciadamente son los que más salen raspados. ¿Te consideras de esas personas? Si es así, te cuento que yo ¡sí! y la realidad es que por ser de esa forma, traigo cada raspón que me ha dejado cicatriz. Así qué, he instituido el nuevo dicho “haz el bien mirando a quien”. Es decir pasamos la vida tratando de servir a los demás hasta que te das cuenta que frente a tu linda cara, lo que hacen es utilizarte para su fines personales no importando o reconociendo en el otro ese apoyo.  ¿Te has topado con almas así? lo peor es que abundan. Y no en balde muchas personas confunden el ser buena persona con ser tonta por decirlo de una forma menos altisonante.

EL tema está en que personas así entramos en conflicto porque creemos en la humanidad. Cuando uno se asocia de alguna forma con alguien, es para generar el bien común y si no se persiguen los mismos intereses pues es mejor hablarlo de frente. Al final cada quien defenderá sus sueños y sobretodo sus proyectos.

En mi mundo ideal, los proyectos se reconocen y si te sumas, aportas y si se contribuye busca siempre el crecimiento en conjunto; así es como en mi mundo funcionan las cosas. Le llamo como me enseñaron, un ganar-ganar.

Cuando te juntas con alguien, ¿vas buscando sacar algo de esa persona? o simplemente la buscas por alguna empatía que lograste ver en ella y sabes que puede ser una persona con la que puedes llevarte a todo dar, en mi caso la segunda opción es como actúo, pero existen otras que como decía mi madre desde pequeña “ven moros con tranchetes” y no más de ver, parece que escanean el sin fin de oportunidades que puede generar a través de ella y sacar provecho. ¡Qué lo he vivido! y lo peor es que en ciertos mundos parece que no existe otra forma más que esa.

Pero ¡bueno! la reflexión que quiero compartirles es que sigamos identificando personas con las que podemos funcionar de igual forma, confiar de igual manera y generar sin ser gandallas. Sonríamos a la vida que como dicen por ahí; “El sol nace para todos” y lo creo en verdad.

Lo único es no permitir que nadie pase por encima de nosotros ni nos quiera ver la cara. Ahí si toca sacar la garra y no debes lamentarte porque solo tú has caminado y luchado por lo que por derecho te pertenece.

Ser buena persona no es sinónimo de “no importa, pasa por encima de mi”

¡Así que a ponerse busos! y del amor,,, ahorita no joven, estamos distraídos….

¡Hasta la próxima!

 

Sobre Patricia Olavarrieta del Rivero

Patricia Olavarrieta del Rivero
No pretendas que sea la misma de hace dos años, ni siquiera de hace una semana. La construcción del ser humano es interminable. ¿Mi esencia? Mi fuerza, lo que soy. ¿Mi forma de ver la vida? Siempre abierta a descubrir cosas nuevas que hacen que mi interpretación abra posibilidades apuntando a ser mejor, aceptar y nunca dejar de esforzarme. Mi propósito: ¡Ser oferta al mundo! #SoyTotalmentePatricia

Visita también

Una mujer atrapada en las generaciones

En estos tiempos en donde la mujer ha despertado a la conciencia y a la ...

Deja un comentario