Novedades
Inicio / UN POCO DE TODO Y DE MUCHO / MONEDERO FELIZ / Seamos eco para la igualidad laboral

Seamos eco para la igualidad laboral

   Una fecha, nos une a las mujeres de todas las clases sociales y en todo el planeta,  un día al año nos permite recordar de manera especial que hemos llegado hasta aquí para darnos la mano e impulsarnos  para  avanzar.

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer, tiene sus orígenes en los movimientos de mujeres trabajadoras que buscaban mejorar sus condiciones laborales, y es que  desde 1857  ya las mujeres reclamábamos jornadas justas, salarios dignos e iguales a  los de los hombres cuando se realizara la misma actividad.

Este año el 8 de marzo tiene un nombre especial “igualdad laboral” a ésta se anclan automáticamente temas importantes que ocupan a la mujer de este siglo, el empoderamiento económico  y la libertad financiera.

La historia laboral de la mujer tiene un antes y un después de la Revolución Industrial por que fue a partir de esa época que fuimos aceptadas  para realizar actividades asalariadas en la industria, principalmente en las fábricas textiles y a partir de ahí la historia tuvo otro rumbo.

Son distintas las circunstancias que orillan a una mujer a salir de casa a buscar una fuente de ingresos, las estadísticas nos indica que la falta de recursos económicos nos  han orillado a cambiar nuestra  dinámica de vida,  no me atrevo a decir que hemos cambiado los quehaceres domésticos por fuentes de ingresos, porque un trabajo remunerado no significa que dejemos de lado nuestras labores como madres y amas de casa.

Este cambio ha valido la pena, estudios de la Comisión Económica para América Latina, muestran que cuando las mujeres de hogares pobres empiezan a recibir ingresos propios, sus condiciones de vida cambian y las de sus familias también, incluso se ha demostrado que los hijos de madres trabajadoras alcanzan un mayor grado de estudios, logran mejores empleos y mejor calidad de vida.

Una mujer que trabaja se empodera,  el empoderamiento es el aumento gradual de opciones y toma de decisiones de una persona sobre su propia vida, es decir, cuando una mujer logra tener ingresos propios tiene mayor seguridad en sí misma, mayor autonomía y capacidad de decisión.

Este año, conmemoramos el 8 de marzo, haciendo un llamado global a la igualdad laboral y volvemos a hacer eco a las voces de las  mujeres trabajadoras de 1857 que fueron calladas pidiendo ¡jornadas justas e igualdad de salarios! hoy todavía los hombres tienen un mayor ingreso que las mujeres realizando la misma actividad, la Organización del Trabajo señala que la brecha entre el salario de un hombre y una mujer realizando las mismas funciones puede llegar a 22% de diferencia.

Si hablamos de jóvenes que egresan de carreras universitarias, son los hombres los que reciben mayores ingresos y dentro los ascensos laborales/profesional, a las mujeres nos sigue constando alcanzar los llamados puestos de primer nivel o gerenciales.

Las mujeres experimentamos mayores dificultades para asegurar  igual acceso, participación y progreso en el mercado laboral, aunado a que se sigue creyendo que son los hombres quienes deberían ser el principal sustento de los hogares, por tanto una mujer puede ver frenada su vida laboral cuando tiene que decidir entre tener hijos o continuar trabajando, porque a pesar de que en países como el nuestro se han aumentado los periodos de incapacidad por maternidad, esto no es suficiente.

El mundo entero tiene una agenda y un plazo límite, el año 2030 es el año para que hombres y mujeres tengamos igualdad de condiciones laborales,  hoy  anhelo un mundo en el que las mujeres tengamos mayores oportunidades laborales, vislumbro un mundo donde desarrollar una vida laboral/profesional y una vida familiar no sean polos opuestos.

Mi agenda hacía es 2030 es seguir mostrando a las mujeres que coincidan en mi paso que el empoderamiento es laboral pero se vuelve más potente cuando aprendemos a distribuir nuestros ingresos y ahorrarlos para invertirlos y tener mayor calidad de vida, esa es mi misión.

Sobre Lizeth de la Cruz

Lizeth de la Cruz
Economista egresada de la UAQ con estudios de maestría en la misma institución. Creadora de #MonederoFeliz convencida de que la educación financiera puede cambiar la vida de cualquier persona y es un motor para el desarrollo económico y social de México.

Visita también

Educación financiera para adolescentes

Vagamente recuerdo mis primeros años de vida y los primeros encuentros que tuve con el ...

Deja un comentario