Novedades
Inicio / MÉXICO EN LA PIEL / Dama distinguida y soberana

Dama distinguida y soberana

Cuentan, que mi abuelo Chucho de bendita memoria, hacía que todos se pusieran de pie cuando escuchaba la melodía del himno nacional sonar en el televisor al iniciar su función de box. Con su carácter, desde luego, nadie le debatía.  Las costumbres de los ancestros dirían algunos.

Y es que todo se ha ido haciendo distinto, sin embargo, de algún modo por naturalidad, como si fuera cuestión de genética, un día decidimos poner en nuestro avatar la bandera de México, porque a veces nos reta sin más y un cualquier hijo de vecino, nos picó la cresta.

Nos recordó que algo de los tiempos y modos de nuestros ancestros, sigue ahí. Inherente. Benditos sean los abuelos que nos enseñaron el amor a la patria, el honor, el valor, el respeto, la justicia y la libertad.

Creo ahora, después de este momento que inundó las redes sociales con imágenes de nuestro lábaro patrio; oportuno, acertado y pertinente recordar que este viernes se celebra el Día de la Bandera de México, síntesis del amor por nuestras raíces.

Este viernes, amanecerá sobre los patios de los planteles, plazas públicas y oficinas gubernamentales, ondeando con su majestuosidad tricolor como aquel 24 de febrero de 1935 en que Benito Ramírez, un empleado del Banco de México organizó una guardia de honor en homenaje a la Bandera de México, para que en 1940 por decreto del Presidente Lázaro Cárdenas, el 24 de Febrero fuera oficialmente el Día de la Bandera Mexicana.

México es el país en el que nos ha correspondido estar, crecer, desarrollarnos y soñar. Su bandera es el emblema mítico de nuestro orgullo y principios. Sé que enfrentamos una crisis, pero creo que México a pesar de todas las dificultades, se está enfrentando al futuro, desde su singularidad, riqueza y diferencias, que vaya que tenemos muchas.

Como apuntó Mao Zedong, el único acuerdo general en una sociedad abierta políticamente es el que sirve para tolerar la diferencia, y en este sentido la política es el arte del compromiso.

Por un lado, compromiso entorno a nuestra propia tierra. Cuenta la historia que cada vez que el ejército mexica se impuso a sus enemigos, esas victorias fueron señaladas con el estandarte del águila y la serpiente ondeando triunfal en la cima del templo conquistado. Se trataba de un emblema cuyos símbolos reiteraban la legitimidad de la ocupación territorial, la unidad del pueblo mexica y la obsesión por la grandeza futura.

Por otro lado, el compromiso con uno mismo, la convicción de que podemos transformar la calidad de vida de la sociedad en la que vivimos y luchar en contra del escepticismo, la apatía y el desencanto en la construcción de ciudadanía, desde lo que soy, somos como mexicanos.

Y así, se le celebra y se le rinde honores, con orgullo. Ir al futuro.

 

 

 

 

 

Sobre Sharon Núñez Andablo

Sharon Núñez Andablo
Soy Queretana, Comunicóloga, una mujer de valores y aficiones intensas por el arte, la política y las ideas claras. Un horizonte para ¡Ser juntos intercambiando!

Visita también

Hablando del Nacionalismo Mexicano

  Por Alma Rosa Olvera Santos En estos días tuve la oportunidad de leer una ...

Deja un comentario