Novedades
Inicio / VISIÓN ADOLESCENTE / Superar la pérdida de una amistad.

Superar la pérdida de una amistad.

La amistad constituye una parte muy importante de nuestra vida, es un amor razonado y razonable, basado en la fidelidad y la confianza. Un amiga, es como una hermana, pero mejorada, pues da esa sensación de seguridad, complicidad y amor casi incondicional. En muchos sentidos es incluso mejor que una relación amorosa. Es por todo esto que perder una amistad de mucho tiempo, es tan doloroso, como si perdiéramos una parte de nosotros mismos.Como en toda pérdida, la situación tiene que pasar por un duelo, pero también es necesario aprender a conocer de qué se trata.Para hacer el duelo de una amistad, hay que aprender a conocer el fenómeno, pues hay dos tipos de ruptura:flor-triste-gerbera

La traición y el abandono

*En ciertos momentos la amistad, es un sentimiento más exigente que el amor, pues no tolera la traición y es casi imposible conseguir una reconciliación de la noche a la mañana. Como cuando una amiga “traiciona” a otra al involucrarse con la expareja de la primera. Aunque ya no exista más esa relación, siempre se sentirá como un tipo de traición por parte de la que se creía amiga.
Las amistades pueden romperse sobre todo si se traiciona uno de los valores fundamentales en los que se basan que son la reciprocidad, la disponibilidad, la continuidad y la confianza.

*Las amistades no siempre desintegran de la noche a la mañana. A veces la ruptura es progresiva y casi imperceptible. Los intereses van cambiando, y las cosas en común se van perdiendo con el paso del tiempo, lo que irremediablemente terminará separándolos.  Así como los intereses, también los sentimientos van evolcionando, rara vez se mantienen todo el tiempo las amistades en las diversas etapas de nuestra vida. Y tal vez, las redes sociales nos hayan encontrado con una que otra amistad de antaño, y sin embargo, lejos de ponerse al día y conversar una que otra vez, la gente se da cuenta que con el paso del tiempo han perdido todo o casi todo lo que tenían en común.

Rupturas entre amigos: comprenderlas para aceptarlas

Algunas amistades son tóxicas pero nos resulta difícil verlo o admitirlo como ya habíamos comentado en un artículo anterior (que puedes consultar aquí), pensamos que al sentir ese cariño hacia ellas, y que no queremos que sufran o alguien les haga ningún daño, ellas piensan lo mismo sobre nosotros.
El amor es ciego y la amistad también. Como en todas las relaciones,  la ruptura es necesaria cuando la amistad se vuelve destructiva. A veces puede resultar tan exigente que puede acabar con nuestra autonomía y nuestra libertad. En vez de hacernos crecer y reconfortarnos, esta amistad nos amenaza.

Afortunadamente, algunas amistades se terminan sin dramas y sin gritos casi sin ni siquiera darnos cuenta, sin ser concientes de ello, algo dentro de nosotros sabe que es necesario que esos caminos se separen.En este caso, las explicaciones no son necesarias.

No siempre es el caso. Cuando hay una traición, debe haber comunicación pero esta última confrontación es difícil de vivir: es la ruptura en el sentido propio del término; y muchas veces tememos a la simple idea de una confrontación.

¿Cómo superar una amistad rota?

Como en la vida amorosa, en la amistad también encontramos a aquellos que dejan y a los que dejan. Las dos partes no siempre están de acuerdo en acabar su relación de amistad. Superar una ruptura con un amigo al que no queríamos perder puede ser difícil. La persona que no esperaba la ruptura, se siente un poco perdida, y puede llegar a marcarle grandemente al grado de necesitar ayuda de un especialista para superar el duelo y alejar el sentimiento de pérdida y en su caso de culpa.

Para no llegar a este punto, también puedes recurrir a otro amigo. Exactamente de la misma manera que es necesario contar la ruptura con una expareja también puede ser necesario compartir la pena provocada por la pérdida de un amigo, con otro amigo. Sin embargo, debes tener cuidado de no darle la sensación de que es un sustituto, o te arriesgas a perder otra amista.
Pero, si bien la ruptura de una amistad resulta difícil y dolorosa, también puede ser reversible: la reconciliación es posible y frecuente. Como todo en la vida, muchas veces comentemos errores, y siempre estará la posibilidad de repararlos con una buena conversación para solventar los malentendidos. Aunque debe haber voluntad en las dos partes. Intentar salvar una amistad casi siempre vale la pena. Sólo hay que ver un poco al pasado, tal vez recordar lo que han compartido y darse cuenta si vale la pena perder todo eso. Hay que hablar mucho y, sobre todo, ser sinceros”

Sobre visiondemujer

visiondemujer
Visión de Mujer es una plataforma de comunicación diseñada para hombres y mujeres que busquen una mejor versión de sí mismos.

Visita también

Dos para veinte

Los 18 años es el momento de la transición a la edad adulta, cuando se ...

Deja un comentario