Novedades
Inicio / UN POCO DE TODO Y DE MUCHO / Recordando a esa mujer

Recordando a esa mujer

 

 

Por Norma Lilia Tlalolini

@NormaLiliaT

 

Recordando a esa mujer Hace unos días, recordaba a una mujer que a pesar de tener la capacidad de salir adelante, de ese espíritu de lucha que nos da el sentido de supervivencia a los seres humanos, se sentía tan vulnerable, débil y a veces inferior a todos, por sus propios temores y vacíos,  permitió infidelidades, humillaciones, malos tratos, y sobre todo que la anularan totalmente, no solo como mujer, sino como persona…

Ella ahogaba ese espíritu de lucha, esa mujer permitió que en su momento le arrebataran toda autoridad o decisión sobre sus hijos, como educarlos, permitió que decidieran sobre su persona, como debería de vestir, actuar, sus salidas y horarios, amistades y hasta la visita a su familia.

Permitió que le quitaran a sus hijos por no saber nada de leyes y con el poder que otorga el dinero, sus hijos le fueron arrebatados por varios años. Tras recuperarlos y en compañía de otra pareja se permitió ser la alfombra de sus hijos y de esa pareja, con la simple finalidad de no volver a perderlos o quedarse sola, daba todo sin límites, la veían como un proveedor más, no con cariño, no con amor, sino como alguien que tenía que cubrir todos los gastos y caprichos, se le recriminaba y aceptaba culpas que no le pertenecían, pero esa nube en sus ojos no le permitía ver la realidad.

Sus hijos vivían a su lado, con todo lo que a sus posibilidades les permitía disfrutar, pero sin ninguna autoridad para llamarles la atención o para guiarlos, o para pedir nada, ni siquiera amor o respeto.

Esa mujer también permitió nuevas humillaciones e infidelidades con su pareja de entonces, ser utilizada, pero ya no solo de esa pareja, sino también de su familia política, necesitaba sentir que pertenecía a algún lugar, y no lo encontraba.

Esa mujer tuvo que enfrentarse a sus miedos, darse cuenta que no debía de aceptar situaciones como las que vivía solo por un poco a “cariño-amor-compañía”, y por fin el día llego, ese que toco por fin el limite a su permisividad, que asomo fon fin su dignidad y su amor propio, que con temor salían por primera vez a la luz en mucho tiempo.

Sin aun creerlo, tomo la mejor decisión de su vida, aprendió a valorarse, a saber que nadie podría hacer por ella, lo que ella no hiciera por ella misma, siempre a la espera de quien la apoyara o compadeciera, se sentía víctima, y su voz jamás fue escuchada, su voz se ahogaba en sus propios miedos, aprendió a respetar su persona y a pedir respeto, no necesito gritar nunca más por ayuda,  llego desde su interior, esa fuerza que necesitaba estaba ahí, aprendió a ponerse limites, a no permitir más un mal trato, a no permitir más compartir su vida con alguien que no sabe el valor de la fidelidad ni la lealtad, aprendió que solo ella misma aceptándose y siendo autentica podría disfrutar de la vida que tenia, y no seguir desperdiciando más el tiempo en tratar de que la amaran, sino amarse ella misma.

La vida cambio de forma increíble, su situación tuvo un giro de inesperado donde encontró lo imprescindible de la vida que es la libertad, el respeto, el valor de cambio, la perseverancia, el cambio de actitud ante la vida y el buen trato para uno mismo, los limites, la permisibilidad, el cambio de ideología, la fe en Dios y en uno mismo, el saber que la vida te puede cambiar en un instante y puedes perderlo todo.

Saber que en el amor a uno mismo y a los demás, está un Don Divino, que no somos el pasado y no sabremos cómo será el futuro, que tenemos el aquí y el hoy;  que el pasado nos sirve para aprender de esas experiencias y aplicar el conocimiento para futuras situaciones, y que el futuro puedes planearlo, pero siempre debes estar preparada para los cambios.

Hoy saben valorarla, porque ella misma se valora, y si no es bien tratada, simplemente no se permite aceptar malos tratos, es segura de sí misma, no necesita demostrar nada, es libre, confía el en amor, sabe valorar a quienes la aman y disfruta cada instante de su vida sin apegos, aprendió que si existen apegos habrá sufrimiento, que el camino es tan espinoso o suave como uno mismo desee hacerlo, que las circunstancias por adversas que estas sean siempre tienen algo que enseñarnos, que los obstáculos hay que verlos como retos, que a veces el peso de las palabras hiere pero de nosotros depende si profundizamos la herida o la sanamos, sabe que si existen situaciones donde no está en sus manos cambiarlas, tendrá que dejarlas en las manos de Dios para esperar las herramientas necesarias para hacer el cambio o para aceptar que así deben ser las cosas, aprendió a decir adiós y respetar las decisiones de los demás, aprendió a ser libre tomando la responsabilidad de su vida y sus actos en sus manos, sin culpas, sin rencores, y decidió ser feliz, compartir su vida con todo aquel ser humano que se acerca a ella con buenas intenciones, pero también aprendió a ser observadora y alejarse de quienes intenten dañar, hoy ella misma recibe ese amor que tiene en su interior y que aprendió a descubrir.

¡¡¡Esa mujer soy yo!!!

Hoy quiero decirte que cualquier batalla que en este momento estés viviendo, solo es algo que te dará una enseñanza, no claudiques, no te rindas, se fuerte, lucha, levántate y sigue, todo es temporal. A veces necesitamos una gran sacudida para despertar y salir del camino equivocado.

Viviendo en Conciencia

Norma Lilia

Sobre Norma Lilia Tlalolini

Visita también

Declaración de impuestos: ¿qué, cómo, cuándo, dónde?

Nos estamos acercando al periodo para presentar la declaración anual; ¿cómo debo hacerla, qué cambios ...

Un Comentario

  1. Una de as características del liderazgo, es que las siguientes generaciones se inspiren en el ejemplo, interesante reflexión.
    MH

Deja un comentario